Pandemonium

Pandemonium - Lauren Oliver

Julián sale de las sombras y yo agarro la remera sin dejar de cubrirme.
-Esperá -grita. Algo en su tono de voz, entre la orden y la urgencia, me impulsa a detenerme-. Esperá - repite con más suavidad.
Nos separan unos ocho metros, pero por la manera en que me mira siento como si estuviéramos pegados. Noto sus ojos sobre mi piel, como una picazón. Sé que debería ponerme la remera, pero no puedo moverme. Casi no puedo ni respirar.

-Nunca antes había podido mirar -dice sencillamente, y da otro paso hacia mí. La luz cae sobre su cara y en este momento distingo una suavidad en sus ojos, algo difuso que hace que el ardor rugiente de mi cuerpo se funda y dé paso a una calidez, a un sentimiento firme y maravilloso. Al mismo tiempo, sube una voz diminuta en el fondo de mi mente: “Peligro, peligro, peligro”.

Oh.My.God.That was so sweet.



Me encanta el dinamismo que le dio a la historia el hecho de separar el relato en dos. En el Entonces y en el Ahora. Pasado y Presente. Todo lo que no me gustó en la primer entrega de esta saga se solucionó con este recurso bien aplicado por Oliver.
Gracias a esto, la lectura se te hace ágil y sencilla, te vas comiendo los capítulos sin darte cuenta. Algo que no pasaba con Delirium, cuya lectura se me hizo engorrosa casi hasta el final, cuando las cosas se pusieron interesantes.

Para entenderme mejor,podes leer mi reseña del primer libro acá: https://www.goodreads.com/review/show/1251697962?book_show_action=true.

Pero volviendo a Pandemonium…Oliver logra hacerme sentir en el lugar de los protagonistas, logra que me sienta como Lena cuando le toma la mano a Julián y éste se sobresalta al ser su primera vez y ella pensando “Claro, nunca nadie lo tomo de la mano”. No sé, pequeños detalles en la historia de estos dos en la que me sentí hasta complice. Una conexión que no sentí con el primer libro.
Puede que hasta ahora en los dos libros los conflictos se vean pura y exclusivamente volcados en la protagonista, como que no vemos GRAN actuación por parte de la Resistencia. Es decir, hasta ahora vimos como Lena entraba y salía de los aprietos sin formar parte exclusivamente de los rebeldes. Espero que esto cambie en Requiem porque sino ya me veo venir un super drama protagonizado por un triángulo amoroso. Aunque tengo que admitir que quiero ver qué giro le da Oliver a esta cuestión.